Pendientes Marchesa

Pendientes Marchesa

|

Clásico y eterno

1740€

La colección debe su nombre a la forma oval de sus piedras, conocida como talla marquesa. Cuenta la leyenda que se crearon por primera vez cuando el rey Luis XV de Francia encargó un diamante en forma de los labios de su amante, la marquesa Madame de Pompadour. Con esta colección, BĜ inicia su camino a la sostenibilidad y a la creación de una marca más ética y responsable.

 

El clasicismo de los diamantes y la versatilidad del oro se unen a la atemporalidad de las esmeraldas para crear estos pendientes tan especiales. Y es que esta gema no se rige por tendencias, sino que trasciende cualquier época o moda; por ello se puede hacer de esta joya un imprescindible para pasar de generación en generación.

Oro amarillo de 18 kt / 750 mm

6 esmeraldas talla Marquise

  • 2 esmeralda de 5 x 3 mm
  • 4 esmeraldas de 4 x 2 mm

26 diamantes talla brillante full cut

  • 10 diamantes de 1,20 mm
  • 16 diamantes de 1 mm

Peso total del oro: 2,3 g de 18 kt

Peso total de las esmeraldas: 0,98 quilates

Peso total diamantes: 0,16 quilates – Calidad G-SI

Incluye certificado de calidad y autentificación de BĜ.

Diseño fabricado en España bajo las prácticas sociales y medioambientales del consejo de joyería responsable RJC (Responsible Jewellery Council).

Edición limitada y numerada a 998 unidades.

6 esmeraldas talla marquesa

La esmeralda se considera una de las cuatro grandes piedras preciosas. Difícil de encontrar, por lo que tiene una gran demanda en la alta joyería. Su valor y exclusividad hacen que sea la favorita de tantas figuras influyentes a lo largo de la historia.

 

26 diamantes talla brillante

El diamante es la piedra preciosa por excelencia. Su brillo, transparencia y luminosidad, combinadas con oro y otras piedras preciosas, se usa en joyería para crear auténticas obras de arte en orfebrería.

 

Oro amarillo

El oro amarillo es uno de los metales preciosos más valorados y deseados en joyería, gracias a su maleabilidad y resistencia al desgaste. Además de su elegancia y estilo clásico, permite crear piezas de calidad con el mayor grado de pureza del oro.